miércoles, 21 de septiembre de 2016



Los problema relacionados con el aparato digestivo en el autismo tienen una gran relevancia, dado el negativo impacto que generan en la calidad de vida de la persona y la manifestaciones conductuales que genera. Del estreñimiento a la diarrea, los desordenes de alimentación, problemas de conducta asociados, y un largo número de efectos que han generado incluso todo tipo de teorías, a cual más extraña, sobre modelos de intervención en personas con autismo.
Hay diversos factores de importancia que debemos considerar, ya en el artículo “Autismo, infancia y problemas del aparato digestivo(1) destacábamos el hecho de que la prevalencia de los trastornos funcionales gastrointestinales como motivo de consulta en la edad pediátrica es muy alta y supondrían alrededor del 10% de las consultas de atención primaria y hasta el 50% de las consultas de gastroenterología pediátrica, esto en lo referido a la población pediátrica general. Es decir, que los problemas del aparato digestivo son bastante comunes, aunque en la población con trastornos del espectro del autismo (TEA) su impacto parece ser mayor, principalmente en los reportes familiares. Y esta situación ha generado un inmenso volumen de estudios sobre alteraciones del aparato digestivo y el autismo, siendo en la actualidad el estudio de la flora intestinal uno de los campos de mayor relevancia, aunque no solo en el autismo claro.
Sabemos que la calidad de nuestra flora (o microbiota) intestinal es fundamental para el procesamiento de los nutrientes, y que una mala calidad de esta flora incide de forma negativa en la salud. Sobre este particular hay cada vez una mayor base de estudios que están incidiendo en la importancia que este tipo de alteraciones de la flora genera en la salud digestiva y de su relación con aspectos conductuales e incluso, cerebrales.
Un estudio publicado en febrero nos habla de las infecciones por clostridium difficile(2), este estudio es una revisión sistemática sobre las infecciones producidas por esta bacteria y su repercusión en la salud de la persona. En este caso la clostridium difficile es la principal causa de diarrea asociada a antibióticos. En el caso de niños con autismo es habitual encontrar infecciones de oído recurrentes que son tratadas con antibióticos (En algunos casos, este tipo de otitis puede estar ligada con alteraciones en el área máxilo-facial, oral y faríngea). Este tratamiento antibiótico puede causar un desequilibrio de nuestra flora intestinal. En este caso nos hablan de la eficacia del uso de probióticos como una forma de intervención. Aunque destaca que aún falta mucha más investigación, este estudio encontró que la suplementación de probióticos es un complemento valioso en el cuidado rutinario de pacientes que reciben terapia con antibióticos.

Otro estudio publicado en la revista Cell (3) nos habla de la Lactobacillus reuteri y su impacto en las relaciones sociales, el estudio se realizó en ratones. La ausencia de Lactobacillus reuteri provocó en ratones un déficit en su conducta social.
Otros grupos de investigación están tratando de utilizar fármacos o la estimulación eléctrica del cerebro como una forma de revertir algunos de los síntomas de comportamiento asociados con trastornos del desarrollo neurológico, pero aquí tienen, tal vez, un nuevo enfoque“, señala el autor principal, el doctor Mauro Costa-Mattioli, profesor asociado de Neurociencia en Baylor. “No sabemos todavía si resultará eficaz en seres humanos, pero es una forma muy interesante de afectación al cerebro desde el intestino“, añade.
Mauro Costa-Mattioli y sus colegas de la Facultad de Medicina Baylor explican un posible vínculo a través del microbioma intestinal en este vídeo.
Reproductor de vídeo
Para empezar, los investigadores alimentaron a aproximadamente 60 ratones hembra con una dieta alta en grasa que era el equivalente aproximado de comer consistentemente comida rápida varias veces al día. Alimentaron los ratones y esperaron a que fueran jóvenes. La descendencia se quedó con su madre durante tres semanas y luego fue destetada a una dieta normal. Después de un mes, estas crías mostraron anomalías de comportamiento, como pasar menos tiempo en contacto con sus compañeros y no iniciar interacciones.
“En primer lugar queríamos ver si había una diferencia en el microbioma entre los hijos de madres de ratones alimentados con una dieta normal, frente a los de las madres alimentadas con una dieta alta en grasas. Por lo tanto, se utilizó la secuenciación del gen que codifica el ARN ribosomal 16S para determinar la composición bacteriana de su intestino. Encontramos una clara diferencia en la microbiota de los dos grupos, dice la autora principal Shelly Buffington, estudiante postdoctoral en el laboratorio de Costa-Mattioli: “Los datos de secuenciación eran tan consistentes que mirando el microbioma de un ratón individual podríamos predecir si su comportamiento se deterioraba“.
Estudios previos demostraron que el Lactobacillus reuteri aumenta los niveles de oxitocina. Los resultados sugieren que incluso la dieta materna puede afectar el comportamiento social de su descendencia (al menos en ratones) y se suma a la creciente literatura científica que muestra el microbioma o flora intestina como un actor básico en el comportamiento.
Aunque aún no entendemos adecuadamente la comunicación entre la microbiota intestinal y el cerebro, sabemos que hay aspectos bidireccionales, así como la mediación directa del nervio vago entre el cerebro y el intestino. De igual forma, la estimulación del sistema inmune y la función cerebral presentan diversos nexos. Según afirma Buffington “Ha habido muchos trabajos publicados recientemente que muestran la existencia de una comunicación bidireccional entre el intestino y el cerebro. Esta vía de comunicación se denomina coloquialmente el «eje intestino-cerebro». Los estudios epidemiológicos en humanos han demostrado que la obesidad materna aumenta el riesgo de trastornos del neurodesarrollo en la descendencia. Lo mismo se ha encontrado en primates no humanos”.
Hay cada vez más pruebas de que el microbioma, especialmente temprano en la vida, puede tener efectos a largo plazo en el desarrollo cerebral y el comportamiento“, dijo el anatomista y neurocientífico John Cryan, del University College de Cork en Irlanda, quien no participó en el estudio. “Lo que este trabajo hace es aprovechar el hecho de que tenemos nuestro microbioma de nuestras madres, y mira lo que sucede si la madre perturba su microbioma durante el embarazo“.
Un estudio del 2011(4), donde también trabajaron con ratones a lo que dieron dietas que se complementaron con Lactobacillus rhamnosus, una bacteria se encuentra comúnmente en la dieta suplementos con probióticos, experimentaron una reducción en el estrés y la ansiedad. Las bacterias también parecían causar una redistribución de los receptores del cerebro para el neurotransmisor GABA (ácido γ-aminobutírico).
Otro estudio(5) publicado en la Revista Británica de Nutrición (British Journal of Nutrition) donde se trató a ratas (que no ratones, las ratas tienen un mayor tamaño y peso) y humanos, donde se evaluó la reducción del estrés, ansiedad y depresión a través del consumo de probióticos, en concreto se usaron Lactobacillus helveticus R0052 y Bifidobacterium longum R0175. Los resultados tanto en ratas como en humanos mostraron una reducción de estos factores, mostrando que el uso de este tipo de compuestos puede ser útil en el tratamiento para la reducción de estrés, ansiedad y depresión.
Otro estudio, también publicado en la revista Cell en el 2013(6) nuevamente se incide en las alteraciones del aparato digestivo en el autismo y sus interacciones con la flora intestinal, así como los efectos a nivel de la respuesta inmune y las alteraciones en la microbiota de las personas con autismo. En este estudio, los investigadores usaron ratones modificados genéticamente a los que dieron un tratamiento con Bacteroides fragilis, tras la administración del probiótico se observo como la función intestinal se corregía y a continuación se regulaban algunos comportamientos asociados al autismo, principalmente en lo referido a la comunicación, aspectos sensoriomotores y conductas repetitivas. También observaron una regulación de la homeostasis intestinal así como una regulación de los niveles de Lachnospiraceae (una bacteria de la familia de la Clostridia).
En la reunión anual de la American Society for Microbiology, que se reunió en Boston (EE.UU) el pasado mes de mayo, Philip Strandwitz y sus colegas de la Northeastern University de Boston presentaron su trabajo(7) sobre una especie de bacterias intestinales recientemente descubiertas, llamadas KLE1738, las cuales son capaces de crecer y reproducirse solo en caso de ser alimentadas con las moléculas del ácido γ-aminobutírico (GABA). De hecho, Strandwitz explica que nada servía para hacer crecer estas bacterias, salvo GABA. Recientemente, otro equipo de científicos halló alterada la química cerebral en personas con autismo(8), donde se hablaba del impacto a nivel sensorial de esta alteración. Y vemos como nuevamente el GABA ya aparecía previamente citado en este mismo artículo referido a la Lactobacillus rhamnosus, que aunque esta no se alimenta de GABA si parece alterarla. El efecto de estas bacterias, las KLE1738, es impactar en el estado de ánimo de la persona afectada. La modulación del GABA por el microbioma intestinal podría ser uno de los canales de comunicación del eje intestino-cerebro, según afirman los investigadores.

Hay que destacar que las personas con autismo y desordenes de alimentación son mucho más susceptibles de tener este tipo de alteraciones de la flora intestinal. Parece haber una relación directa entre los desordenes de alimentación y las alteraciones del aparato digestivo, aunque no está claro qué provoca qué, si el desorden alimenticio provoca la alteración digestiva o al revés. La alteraciones de la flora intestinal suelen ser comunes en personas con obesidad o problemas crónicos del aparato digestivo y también en persona con anorexia o bulimia.
Sin embargo hay que ser cautos ante estos datos. Es obvio que los desordenes de alimentación están relacionados con las alteraciones de la flora intestinal, que parecen existir ciertos factores concomitantes a nivel genético, relacionados en algunos casos con aspectos autoinmunes, o incluso medioambientales. Pero no todas las personas encajarán al 100% en los casos expuestos en los estudios aquí mostrados. Ni tampoco es una buena idea administrar inmediatamente probióticos sin control a un niño con autismo a la espera de que este mejore sustancialmente. Pero sí podemos concluir que los aspectos relacionados con la calidad de nuestra microbiota o flora intestinal juegan un factor fundamental en nuestra salud, así como los efectos relacionados entre aparato digestivo y aspectos cerebrales, aunque esta relación no está clara a día de hoy. Es importante seguir investigando.


, para ello un grupo extenso de científicos se unió en el año 2015 para llevar adelante este gran proyecto.
En base a la evidencia científica disponible, los investigadores están identificando los productos tóxicos que más aumentan los riesgos en el neurodesarrollo, tanto a nivel prenatal como postnatal.
La realidad sobre los tóxicos y las alteraciones del neurodesarrollo se enfocó, equivocadamente, durante muchos años en el compuesto organomercuriado que se usaba como conservante en las vacunas, denominado tiomersal. Este aspecto hizo que muchos países, y como medida de precaución, lo eliminaran de las vacunas pediátricas ante el pánico general y su posible relación con el autismo. Quince años después de la retirada de este compuesto de las vacunas de uso pediátrico, no se ha observado ninguna variación en la prevalencia del autismo en ninguno de los países que lo eliminaron. Por tanto, quizá las causas están en otra parte. Esto es el objetivo del proyecto TENDR, identificar los agentes químicos que sí están demostrando de forma sostenida y con evidencia su impacto en el neurodesarrollo.

¿La dosis hace el veneno?

La toxicidad de cualquier sustancia química depende de muchos factores, incluyendo la cantidad que entra al cuerpo de un individuo. Una vez que el químico es absorbido por un organismo, puede ser metabolizado o convertido en otras formas químicas a través de procesos biológicos. La toxicidad de cada tipo de sustancia química también depende de si es excretado del cuerpo, o almacenado en el hígado, los riñones, la grasa o en otros tejidos.
Sin embargo, la toxicidad química es más complicada que los efectos agudos causados por la exposición a corto plazo en altas dosis. En años recientes ha aumentado la preocupación acerca de los efectos crónicos de la exposición a largo plazo a dosis relativamente bajas de contaminantes en las aguas, alimentos y el medio ambiente. Debido a que nuestros cuerpos metabolizan los diferentes químicos en varias maneras, las pequeñas dosis de algunos contaminantes crean efectos acumulativos que eventualmente afectan negativamente a nuestra salud, mientras que la exposición similar a otros químicos no causa ningún daño.

¿Cual era el impacto estimado?

La Academia Nacional de Ciencias (EE.UU.) informó que el 3 % de todos los trastornos neuroconductuales en los niños, como el trastorno del espectro del autismo (TEA) e hiperactividad (TDAH), son causados por la exposición a sustancias tóxicas en el medio ambiente y que otro 25 % son causados por interacciones entre los factores ambientales y la genética. Pero las causas ambientales precisas aún no se conocen (National Academies of Science, National Research Council. Scientific Frontiers in Developmental Toxicology and Risk Assessment.  ISBN 978-0-309-07086-7).

El proyecto PHIME Europeo

Científicos del proyecto financiado con fondos comunitarios PHIME («Impacto en la salud pública de la exposición a largo plazo a concentraciones bajas de elementos variados en estratos sensibles de la población») advirtieron que incluso un nivel bajo de exposición a metales tóxicos puede resultar perjudicial para la salud humana. El equipo de PHIME hace un llamamiento a los responsables políticos para que controlen de forma sistemática los niveles de metales tóxicos a los que está expuesta la población y tomen medidas para reducir la emisión de este tipo de sustancias al medio ambiente.
Presencia de dioxinas en la leche de las madres alemanas. El descenso observado a partir de 1989 se debe a la aplicación de reglamentos ambientales más protectores para la salud humana y animal.
Presencia de dioxinas en la leche de las madres alemanas. El descenso observado a partir de 1989 se debe a la aplicación de reglamentos ambientales más protectores para la salud humana y animal.

El proyecto TENDR

Trabajos como el de Di Renzo y colaboradores (En libre acceso), publicado en diciembre de 2015
, aportan una visión basada en un amplio cuerpo de evidencia científica sobre cómo la exposición a determinados tóxicos impacta en el neurodesarrollo.
En el año 2009, la Endocrine Society’s, publicó su primera declaración sobre el impacto de los disruptores endocrinos ambientales, y en 2015
hizo públicas una serie de advertencias sobre el impacto directo en la salud de este tipo de compuestos, los cuales por cierto, nos rodean. Hicieron especial hincapié en:
  • Bisfenol A, presente en muchos plásticos. Afecta a nivel embrionario, a través de la leche materna y de forma ambiental. Se encuentra en el revestimiento de muchos alimentos y bebidas enlatadas tal que prácticamente todo el mundo está expuesto de forma continua.
  • Ftalato, se usan con frecuencia en los esmaltes de uñas, adhesivos, masillas, pigmentos de pintura, juguetes de niños y en la mayoría de los juguetes sexuales.
  • Atrazina, un herbicida ampliamente utilizado.
  • Bifenilos policlorados y polibromodifenil éteres, una amplia variedad de aplicaciones utilizan estas mezclas, incluyendo plastificantes en caucho y resinas, papel autocopiativo, adhesivos y pinturas y tintas.
  • DDT ( dicloro difenil tricloroetano) y DDE (Diclorodifenildicloroetileno) , el DDT es un insecticida industrial y doméstico sintético con una larga vida media, el uso extenso, y naturaleza lipofílica que ha hecho que sea un prominente contaminante ambiental. Estados Unidos prohibió el DDT en 1972 debido a sus efectos sobre el medio ambiente y los posibles efectos en la salud humana. El DDT y sus metabolitos, diclorodifenildicloroetileno (DDE) y diclorodifenildicloroetano (DDD), se han asociado con enfermedades endocrinas tales como tumores testiculares, cáncer de endometrio, cáncer de páncreas , diabetes mellitus tipo 2, y cáncer de mama.
Un estudio español estudió la asociación entre niveles maternos prenatales de diclorodifenildicloroetileno (DDE) e infecciones respiratorias de vías bajas (IRVB) en lactantes, aislándola del posible efecto de otros organoclorados
. Se incluyeron 657 mujeres que acudieron al centro de salud para la revisión del primer trimestre de embarazo desde julio del año 2004 a julio de 2006. El 13% de los lactantes tuvo IRVB recurrente en los primeros 14 meses de vida. El DDE fue el único organoclorado que, ajustando por factores de confusión, mostró asociación con IRVB tanto aislada como recurrente.
El estudio de Boyle y colaboradores del 2011
, cuantificó en un 17% de niños en EE.UU. con algún problema en el neurodesarrollo.
Otro estudio reciente, llevado a cabo en la Unión Europea, y publicado en 2015
, y también de libre acceso, aporta datos del costo económico asociados a las alteraciones del neurodesarrollo relacionadas con alteraciones de tipo endocrino. Identificaron una probabilidad del 70 al 100% de que la exposición al polibromodifenil éteres (PBDE) y a organofosforados, contribuye a una pérdida de cociente intelectual. Genera un costo estimado de 9.590 millones de euros en casos de discapacidad intelectual. La exposición a organofosforados un costo de 1.460 millones de euros. En el caso de autismo 199 a 399 millones  de euros. En el caso de TDAH 1.210 a 2.860 millones de euros. Un costo general aproximado de 15.000 millones de euros anuales.
Durante mucho tiempo se habló de que la dosis hace el veneno, hoy sabemos que incluso en bajísimas dosis, determinadas moléculas y compuestos químicos son tremendamente tóxicos para el neurodesarrollo. Y tienen un efecto tanto a nivel de alteración genética -y epigenética– como hereditaria. Varios estudios han identificado estos riesgos, así como diversos compuestos tóxicos que impactan. El estudio de Lanphear del 2015 
sobre infancia en EE.UU. es un ejemplo tremendo (ver vídeos a continuación) de cómo estas sustancias afectan al desarrollo cerebral, e incluso como afectan de forma posterior. Según el estudio, en EE.UU., el 89% de los niños contienen trazas importantes de mercurio, el 100% de plomo, el 100% de organofosforados, el 100% a Bifenilos policlorados (PCB), el 96% a Bisfenol A, el 100% a polibromodifenil éteres (PBDE), entre otras muchas otras sustancias que son tóxicas a muy bajas concentraciones. Además podemos añadir el plomo, que tras el escándalo de Flynt ha vuelto a copar portadas. Vemos que compuestos como el Bisfenol A son tóxicos en concentraciones de una parte por trillón, solo por poner un ejemplo.

Y otro estudio, Maternal lifestyle and environmental risk factors for autism spectrum disorders 
, publicado en 2014, nos habla de como los estilos de vida inciden directamente en los factores de riesgo del autismo. Estilos de vida relacionados, obviamente, con impactos tóxicos. Estos factores de riesgo se relacionan con un impacto en la construcción del cerebro del bebé durante el proceso de gestación, así como factores de alteración en os procesos oxidativos del organismo, alteraciones en el sistema inmune, etcétera.
Otro estudio de reciente publicación
, y también publicado en libre acceso, nos habla de como el feto está expuesto a sustancias químicas, y de cómo estas afectan al desarrollo del bebé. En el citado estudio de revisión identifican seis clases principales de sustancias tóxicas (seguro les suenan): ftalatos, fenoles, compuestos perfluorados (PFC), retardantes de llama, bifenilos policlorados (PCB), y plaguicidas organoclorados (OC). Muchos de estos compuestos pueden, por una parte alterar la herencia genética, y por otra, ser transferidos al bebé durante el embarazo, o incluso durante la lactancia. Esto NO CULPA A LAS MADRES, todo lo contrario, ya que los contaminantes están ahí, y sencillamente formamos parte del vector de transmisión. Quién debe ser culpado es el sistema que permite que se sigan usando estos compuestos de forma indiscriminada. En el estudio vemos como muchos de estos tóxicos se encuentran en el organismo de forma persistente.
El National Health and Nutrition Examination Survey (NHANES) en el 2003/2004 llevó a cabo una muestra sobre la población adulta de los EE.UU. 
, el 83% de las mujeres embarazadas tenían niveles detectables de dimethylthiophosphate. DDE (diclorodifenildicloroetileno) y DDT (diclorodifeniltricloroetano) se detectó en el 100% de las mujeres embarazadas (Teniendo en cuenta que ese tipo de pesticidas se dejó de usar en los 70, da que pensar). Tras la prohibición de estos últimos se disparó el uso de piretroides. Los insecticidas piretroides son posibles sustancias de afección tóxica en el desarrollo neurológico y no han sido evaluados para determinar la toxicidad en el desarrollo neurológico. Sabemos que en algunos casos estudiados, existe una relación en la señalización y regulación del Calcio con desordenes genéticos asociados al autismo, y también sabemos que los PCB (Bifenilos policlorados), pesticidas organoclorados y algunos pesticidas piretroides de tipo II están relacionados con la interrupción de esta señalización.
Un estudio realizado en el 2011 por el U.S. Centers for Disease Control and Prevention’s (CDC), encontró que el 90% de las mujeres embarazadas en EE.UU. tienen niveles detectables de 62 productos químicos en su organismo
. Entre los químicos que se encuentran en la gran mayoría de las mujeres embarazadas encontramos; PBDE, hidrocarburos aromáticos policíclicos (HAP), ftalatos, compuestos perfluorados, bifenilos policlorados (PCB), el perclorato, plomo y mercurio. Muchos de estos productos químicos pueden atravesar la placenta durante el embarazo y se detectan de forma rutinaria en la sangre del cordón umbilical o en otros tejidos fetales.
Algunos de los estudios que se incluyeron en las conclusiones del programa Europeo PHIME también hicieron hincapié en los efectos prenatales de metales como el mercurio. Uno de ellos
, se basó en la exposición al mercurio prenatal y al desarrollo neurológico infantil en zonas costeras del Mediterráneo, donde el consumo de pescado es muy elevado. En este caso se centró en el metilmercurio y los resultados mostraron elevados niveles, no solo en las madres, también en los hijos. Aunque los análisis dieron resultados positivos también en PCB, cadmio, plomo y arsénico.

Los tóxicos con mayor impacto en el neurodesarrollo

Los principales candidatos y que disponen de mayor nivel de evidencia por su impacto en el neurodesarrollo, ya sea de forma pre o postnatal según TENDR son:
  • Los pesticidas organofosforados.
,, , , ,Retardantes de llama bromados o polibromodifenil éteres (PBDE). , , , Contaminantes del aire relacionados con la combustión, que generalmente incluyen los hidrocarburos aromáticos policíclicos, dióxido de nitrógeno y partículas en suspensión, y otros contaminantes del aire. ,, , , , Plomo.  , Mercurio. , ,Bifenilos policlorados (PCB). , ,
Esmog fotoquímico sobre la Ciudad de México en diciembre de 2010. FOTO: Fidel Gonzalez –
Pero no solo estos compuestos generan alteraciones en el neurodesarollo,
otros productos químicos también poseen evidencia de ser responsables de alteraciones en el neurodesarrollo. Por ejemplo:
  • Arsénico: Los fetos expuestos a niveles elevados de este metal tóxico corren un riesgo mayor de aborto, malformación y muerte perinatal. El arsénico también afecta al sistema nervioso central y los niños expuestos a él durante el embarazo y durante los primeros compases de la vida pueden ver reducido su coeficiente intelectual. Más adelante, la exposición a arsénico puede desactivar el sistema inmunitario y aumentar el riesgo de cáncer. En Chile se realizó un interesante trabajo sobre el particular que pueden encontrar aquí.
, Cadmio: La exposición al cadmio procede de los alimentos, pues se trata de un elemento común en los fertilizantes y las plantas lo absorben a través de sus raíces. La investigación de PHIME ha desvelado que incluso un nivel bajo de exposición, como el de Suecia, puede ser perjudicial para la salud humana. El problema radica en que el cadmio permanece en el medio ambiente durante mucho tiempo. A su vez, los efectos en el neurodesarrollo son obvios, y se aumentan con la interacción con otros compuestos químicos. , , ,

Pesticidas

En cuanto a lo relativo a los pesticidas, y no solo los organofosforados, las evidencias no paran de aumentar, y como hemos visto, aparecen en todas las listas de “sospechosos habituales”. Cada día que pasa aparece otro nuevo trabajo. Con la explosión científica de China, también estamos recibiendo información muy interesante, más si cabe que ese país tiene unas regulaciones ambientales bastante pobres y muy permisivas, algo similar sucede por ejemplo en muchos países de Centro y Sudamérica.
Un reciente estudio mostró una posible relación entre los organofosforados y el TDAH en Taiwan
, aunque la muestra es “relativamente” pequeña (97 niños con TDAH y 110 en grupo de control) muestra que a mayor nivel de concentración de dimetilfosfato, mayor probabilidad de tener un diagnóstico.
Un estudio Chino muestra reacciones adversas del desarrollo neurológico infantil, tanto de la exposición prenatal como postnatal a los pesticidas organofosforados en una zona agrícola de la provincia de Jiangsu
.
Otro estudio reciente, junio 2016, ha combinado factores genéticos con efectos de exposición a un organofosforado en un modelo de ratón
. En este caso se han centrado de forma específica en los efectos sobre el autismo idiopático, y realizando también un estudio sobre los efectos gestacionales. Las conclusiones del estudio son que el insecticida Clorpirifós aumenta el estrés oxidativo actuado como un neurotóxico y generando alteraciones cerebrales propias del autismo. Es un estudio previo, realizado sobre ratones y requiere de más trabajos relacionados para dar mayor fortaleza, pero es una información que encaja mucho con todo lo expuesto aquí previamente. Y otro estudio, también muy reciente, junio 2016, también combinó los factores genéticos, tóxicos y embarazo
, llegando a conclusiones muy similares.

Conclusiones

El cuerpo de evidencia sobre cómo sustancias tóxicas impactan en el neurodesarrollo infantil, ya sea por cómo impactan a nivel genético en sus padres afectando por tanto a la herencia genética, a nivel del proceso del embarazo, o posterior al nacimiento, es inmenso. Ya no solo hablamos de correlación, de probabilidad estadística, determinados compuestos tóxicos ya tienen causa-efecto demostrada.
El problema mayor radica en qué sucede cuando se demuestra que un compuesto determinado es tóxico y se regula para evitar su uso. En el campo de los pesticidas tenemos un ejemplo tremendo. Muchos pesticidas organofosforados han sido prohibidos o su uso tiene tal regulación que los hace casi imposible de usar ¿Qué paso en EE.UU.? Los  los fabricantes aumentaron las ventas y el uso de pesticidas neonicotinoides y piretroides, productos que también son tóxicos y afectan al aprendizaje y a la expresión genética
o que se han relacionado con el déficit de atención
. Afortunadamente en Europa, muchos de estos pesticidas se han prohibido, ya que se demostró eran una de las causas de la muerte masiva de las abejas (¡Gracias amigas abejas! Y sentimos mucho haberos masacrado). Desde el endurecimiento de medidas de la UE, las poblaciones de abejas en Europa han aumentado considerablemente.
Vemos como la disfunción mitocondrial que estos tóxicos producen, conlleva la disminución de la producción de adenosina trifosfato (ATP), necesaria para el desarrollo muscular y las funciones cerebrales; aumento de la producción de estrés oxidativo; la inducción de la apoptosis o muerte celular. Todos estos cambios también han sido relacionados con el autismo 
. Y aunque esta disfunción mitocondrial no se comprende bien, afecta al 8% de las personas con autismo en comparación al 0,05% de la población en general.
Otro caso curioso es el relativo a los retardantes de llama (PBDE), dado su alta toxicidad se cambiaron por otros, que básicamente son ¡igual o más tóxicos aun!. Y algo similar sucedió con los ftalatos. Probablemente, el ordenador desde el que usted esté leyendo este texto contenga muchas de las sustancias aquí nombradas, o la silla, o el sofá de su casa, sencillamente, nos rodean.
Y mientras hemos perdido muchísimo tiempo y muchísimo dinero intentando demostrar que las vacunas no tienen nada que ver con el autismo (Estupenda táctica la de las grandes empresas del sector que tuvieron unos aliados impresionantes, ¡Los antivacunas! trabajando gratis para ellos), se ha trabajado muy poco en el endurecimiento de las medidas medioambientales. Es curioso ver como en zonas de agricultura intensiva en Guatemala o Ecuador (por poner solo dos ejemplos, pero hay muchos), el número de niños con alteraciones del neurodesarrollo, malformaciones físicas, u otros trastornos genéticos o metabólicos, aumenta sin parar. De la misma forma que muchos hombres quedan estériles o con dificultades para tener hijos. O cómo el número de abortos espontáneos aumenta, o cómo nacen muchas más niñas que niños (Cuando la tendencia natural es la contraria).
O cómo en Chile andan (¡a estas alturas¡) con la pelea de las vacunas, pero no parece que hagan nada contra la contaminación de la industria minera chilena.
No queda más que seguir trabajando, para que, a nivel social, tomemos conciencia de que la contaminación y la exposición sostenida a determinados productos nos está alterando de forma intensa. Que debemos apoyar a los equipos de científicos, quienes en muchos casos se juegan más de lo que la gente se piensa, para que puedan seguir trabajando e investigado, y sobre todo, que no se sientan solos cuando deben pelear contra las grandes multinacionales del sector.
El proyecto PHIME Europeo se quedó parado, ojalá no suceda lo mismo con el TENDR.

jueves, 18 de agosto de 2016

CHAMPIÑON DEL SOL 



El Agaricus Blazei Murill, también conocido como Champiñón del sol es un hongo comestible nativo del estado de Sao Pulo en Brasil. Se trata de un poderoso estimulante del sistema inmune que promueve mecanismos de defensas naturales para combatir una variedad de agentes infecciosos debido a sus propiedades antitumorales y antimutagenicas así como su actividad inmunomoduladora. Es también reconocido como una rica fuente de vitaminas, minerales, aminoácidos, enzimas y polisacáridos que promueven la salud y la longevidad.
Precisamente fue la longevidad y la baja incidencia de ciertas enfermedades incluido el cáncer dentro de la comunidad nipona establecida en Piedade, donde crece de forma silvestre el Agaricus, lo que llamo la atención de los científicos que correlacionaron las estadísticas del consumo de este hongo con incidencia de ciertas enfermedades.
La primera referencia que se conoce de este hongo es del Profesor Joaquim Monteiro quien ya en 1877 describió las propiedades curativas del Champiñón del Sol. Pero fue el Dr. Inosuke Iwade, profesor de Bioquímica forestal y Ciencia de los Hongos Aplicada de la Facultad de Agricultura de la Universidad de Mie en Japón quien se intereso vivamente por las propiedades del Agaricus y quien en 1965 lo presentó oficialmente a la comunidad científica.
En 1980 el Dr. Shoji Shibata, profesor de Farmacología de la Universidad de Tokio y el Dr. Tetsuro Ikegawa, miembro del Instituto Nacional de Investigación contra el Cáncer de Japón, realizarían el primer estudio científico sobre el Champiñón del Sol para constatar si los polisacáridos presenten en él fortalecían realmente el sistema inmune. Los resultados fueron sorprendentes ya que el Agaricus contiene una cantidad de betaglucanos mucho mayor que la de ningún otro hongo conocido. Desde este momento el Champiñón del Sol se convertiría en el centro de atención de numerosos estudios y ensayos científicos que avalan sus capacidades antitumorales, antimutagenicas y su actividad inmunomoduladora. Esto hizo que incluso la OMS recomendara el agaricus como terapia adicional a la terapia oncológica.
Los estudios realizados durante los últimos 25 años indican que las propiedades del Agaricus son debidas a su elevada concentración de polisacáridos betaglucanos, concretamente el beta 1-6 glucano y el beta 1-3 glucano que son sustancias que potencian los mecanismos del sistema inmune en su lucha contra todo tipo de enfermedades infecciosas incluido el cáncer.
Todos los estudios realizados indican que el Champiñón del Sol tiene como principales propiedades:
  • Efecto Preventivo: contiene gran cantidad de fibra no digerible que absorbe los materiales cancerosos presentes en nuestro organismo y los expulsa con las heces.
  • Diabetes: las proteínas ácidas presentes en el hongo tiene efectos positivos a la hora de disminuir la glucosa en sangre.
  • Ayuda a reducir el colesterol, la hipertensión y a prevenir la arterioesclerosis: la presencia de ácidos grasos insaturados como el lanolin son los responsables de la reducción de estos niveles.
  • Efecto compensatorio: al reforzar la respuesta inmune, restaura valores suprimidos por algunos tratamientos como puede ser la quimioterapia o la radioterapia. Además los polisacáridos del Agaricus consiguen reducir las infecciones postoperatorias.
  • Efecto anticancerígeno: el Champiñón del Sol contiene esteroides naturales conocidos por sus efectos anticancerígenos.
  • Efecto antitumoral: los betaglucanos del hongo estimulan la actividad de los macrófagos que son anticuerpos que destruyen e impiden la proliferación de células cancerigenas. El Agaricus estimula la producción de linfocitos T y B, de interferón y de interleukinas. Se ha constatado en diferentes estudios que personas que han ingerido el hongo han aumentado en sangre la producción de células NK(natural killer) del sistema inmune a los 2 o 4 días de iniciar la ingesta del hongo.
En 2002 estudios realizados pusieron en evidencia que el extracto de acetona del Agaricus contenía seis esteroides antitumorales activos. Tres de ellos inhibieron la proliferación de células cancerigenas cervicales y un cuarto, un ergosterol, bloqueó el crecimiento de un sarcoma de fémur en ratones portadores por inhibición directa.
Este mecanismo de activación antimutagénica es el que justificarían algunos científicos en 2003 para explicar las remisiones significativas o totales que tuvieron lugar tras haber administrado champiñón del sol como adyuvante en once casos de cáncer de próstata en un ensayo clínico realizado.
En 2008 estudios realizados por científicos japoneses describen como el Agaricus podría inhibir directamente el crecimiento de las células de cáncer de próstata humano y suprimir el crecimiento del tumor prostático por lo que sugieren que el Agaricus podría tener un potencial uso terapéutico en la prevención y tratamiento de este tipo de cáncer.
En este mismo año se descubre un nuevo esteroide aislado del Agaricus, la blazeina, que induce la muerte celular de las líneas tumorales del cáncer de pulmón y del cancer de estomago humanos.
Así se demuestran que los efectos tumoricidas de los betaglucanos del champiñón del sol, los mecanismos de actuación incluyen tanto actividad antioxidante como la suma de una inmunidad sistemática y tópica, que presentan unos mecanismos de actuación a través del sistema inmune, pero que también actúan como antitumorales directos.
De igual modo el Champiñón del sol ha demostrado tener un efecto hepatoprotector tanto contra la toxicidad del hígado como en el proceso de hepatocarcinogenesis así como en la prevención de focos neoplásicos hepáticos.
El Agaricus también ha demostrado su efectividad antigenotoxica y serán estas investigaciones las que pongan de manifiesto las distintas clases existentes de Agaricus y como tan solo la especie originaria de La Piedade (Sao Paulo) optimiza las propiedades que se describen de esta seta.
En el año 2000 el Dr. Suzuki realizó un estudio clínico con pacientes con distintos sarcomas, tumores uterinos y carcinomas cervicales y las conclusiones frente al grupo de control fueron que en todos los casos el sistema inmune fue fortalecido. Igualmente, en todos los casos se dio una actividad linfoproliferativa significativa; se produjo un aumento significativo de las células NK(natural killer); así como una disminución de los valores de GOT y GPT(enzimas hepáticas) en aquellos pacientes que tenían dichos valores por encima de lo normal; también se produjo una disminución de los efectos secundarios de la quimioterapia y la radioterapia en todos los casos.
Otros estudios realizados sobre el extracto de la seta completa (micelio y cuerpo fructífero) sugieren que contiene compuestos que podrían modular la tumorigenesis y la carcinogenesis en distintas etapas o podrían actuar en la misma etapa con mecanismo diferentes.
En estos momentos los estudios que se están realizando describen como otra de las sustancias presentes en el Champiñón del sol, la agaritina, ejerce una actividad antitumoral sobre las células leucémicas. En estos estudios se demostró que este compuesto inhibió la proliferación de líneas de células leucémicas.
Aunque la mayoría de los estudios científicos van encaminados al tratamiento de distintos tipos de tumores, también se han realizado estudios clínicos de las propiedades del Agaricus en pacientes que no padecen cáncer, estos estudios se han realizado sobre una cepa del Agaricus que se consiguió cultivar de modo naturales Japón denominada Himematsutsake, los cuales fueron realizados por el Iwade Research Institute. Dichos estudios revelaron el alto valor alimenticio de esta cepa, que al igual que la cepa originaria de Brasil, aumenta el nivel de respuesta del sistema inmune y ayuda a controlar y rebajar los niveles de glucosa, de colesterol y de tensión arterial.

MAITAKE

 

Nombre japonés: Maitake
Nombre chino: Hui zhu hua
Nombre usual en castellano: Maitake
ACCIONES TERAPEUTICAS DEMOSTRADAS
La Grifon D es un compuesto farmacológico de alta absorción oral resultante de la mezcla de betaglucanos extractados del maitake y que es utilizado en la mayoría de los ensayos clínicos.
Potenciadora del sistema inmunitario: activación y aumento de la eficacia en células NK y linfocitos, con incremento en la expresión de interleuquinas IL-1, IL-2 e IL-12, aumento en la producción de óxido nítrico y de aniones superóxido. Estimulación de los linfocitos CD4+
Antitumoral: la fracción grifón D agrega su potente acción anti-metastática a su efecto inhibidor del crecimiento tumoral. La acción citotóxica del hongo se relaciona a la inhibición de la glioxalasa, una enzima de detoxificación fundamental para la célula. Además de este efecto, la grifón D ha demostrado inducir la apoptosis de células de carcinoma prostático y con especial eficacia si la ingesta se acompaña de vitamina C. Además de su acción antitumoral, la administración oral del extracto de esta seta junto con los protocolos usuales de quimio y radioterapia ha demostrado: mejoramiento general de la homeostasis del paciente, aunque no se logre curar la enfermedad, reducción de efectos colaterales (pérdida de cabello, nauseas, etc.) y disminución del dolor. También se ha observado acción antiangiogénica.
Inmunoregulador: normalizador del sistema inmunitario mediante el aumento de los linfocitos Th1 y aumento de la interleuquina IL-2 que permite el tratamiento de las enfermedades autoinmunes y las alergias en general.
Antiviral. El Instituto Nacional de la Salud de Japón ha identificado en esta seta una molécula de actividad anti- retroviral con posibles efectos contra el VIH (SIDA).
Acción antiinflamatoria y analgésica. La fracción lipidica de la seta (ácidos grasos palmítico-oléico-linoléico) ha demostrado ser inhibidora de las enzimas pro-inflamatorias COX-1 y COX-2 (AINES tipo aspirina) y con efectos analgésicos.
Antifibrótico. El Dr. A. Ver (Arizona, EE.UU.) utiliza un concentrado de maitake para reducir los fibromas uterinos en tratamientos de seis meses a un año y controlado con ecografías. La enzima proteasa de la seta tiene una gran actividad antifibrinolítica y por lo tanto antitrombótica.
Hipoglucemiante. Los ensayos con animales de laboratorio han demostrado que la “fracción SX” (un proteoglicano) de la seta incrementa el metabolismo de la glucosa por disminución de la resistencia a la insulina, lo que mejoraría a los pacientes de Diabetes II (DMNID). Este efecto favorece la entrada de glucosa a la célula, evitando su transformación en grasa por el hígado y los adipocitos.
Acción hipotensora, actuando sobre el sistema renina- angiotensina-aldosterona.
Acción antilipídica: disminución del colesterol total y LDL. Recomendado para problemas de hígado graso.
Antiobesidad. En un estudio con pacientes, se administraron 10 gramos/día de extracto de maitake durante un período de 2 meses y sin ningún cambio en sus dietas habituales. Todos perdieron una media de 6 kilos por persona.
Especial acción sobre el Síndrome Metabólico (hiperlipidemia + hiperglucemia + hipotensión + obesidad + resistencia a la insulina)
En China la seta es tradicionalmente usada por sus propiedades como adaptógeno.

CARACTERISTICAS BÁSICAS
Es un hongo comestible muy apreciado que parasita con frecuencia los castaños. Es considerado un preciado alimento en Japón y China, donde además es utilizado por sus propiedades medicinales desde hace al menos 3.000 años. Los japoneses lo distinguen como el “rey de las setas”, siendo muy estimado por su efecto tónico y adaptógeno.
Nutricionalmente destaca por su alto contenido proteico, vitaminas del grupo B, minerales y ergosterol, precursor de la vitamina D.
PRINCIPALES COMPONENTES ACTIVOS DEL EXTRACTO
Varios polisacáridos entre los que destacan el grifolano y la grifolina, Lectinas y numerosas enzimas (pectinasas, lacasas, amilasas, celulasas, etc.)
Metalproteinas, Ergoesterol, precursor de la vitamina D que ha demostrado su acción antiangiogénica
La seta contiene el disacárido trehalosa que es un azúcar de digestión lenta y que favorece el desarrollo de Bifidobacteria breve y Lactobacillus brevis en el colon, mejorando la flora intestinal.
ACCION TERAPEUTICA SEGÚN LA MEDECINA TRADICIONAL CHINA
En MTCH esta seta se utiliza para los síndromes de frío y el exceso de yin. Está especialmente indicada para tonificar el meridiano de bazo-páncreas y su complementario de estómago. Por sus propiedades adaptógenas es también utilizado para calmar el “shen”, en especial para lo que en occidente se considera como “ansiedad”.

PRECAUCIONES
No consumir si se están tomando compuestos inmunosupresores.
Por su contenido en proteasa antifibrinolítica no debe administrarse a personas con medicación antitrombótica.
Administrar controladamente a personas hipotensas.
No administrar durante el embarazo y la lactancia.
No administrar a menores de 6 años.
No administrar en caso de alergia a las setas.
RECOMENDADO EN CASOS DE: 
  • Déficit inmunológico
  • Infecciones virales
  • Hepatitis B
  • Hepatitis viral
  • Hígado graso
  • Alergias y enfermedades autoinmunes
  • Fibromas uterinos
  • Hipertensión
  • Tendencia a la formación de trombos Colesterolemia
  • Diabetes II (DMNID)
  • Obesidad y sobrepeso
  • Síndrome Metabólico
  • Efectos secundarios de quimio y radioterapia Antitumoral, con especial acción en:
  1. Cáncer de pulmón 
  2. Cáncer de mama 
  3. Cáncer gástrico 
  4. Cáncer hepático 
  5. Cáncer de vesícula 
  6. Cáncer de próstata Melanoma

miércoles, 4 de mayo de 2016

MELENA DE LEÓN

Según la OMS (Organización Mundial de la Salud), un probiótico es aquel alimento que contiene organismos vivos, que si los incluimos adecuadamente en nuestra dieta, producirán un efecto beneficioso ampliando nuestra microbiota (bacterias beneficiosas).
Los prebióticos son hidratos de carbono que favorecen el crecimiento de la microbiota, es decir, son el alimento de los probióticos gracias al cual podrán reproducirse.
Los prebióticos inhiben el crecimiento de bacterias dañinas reduciendo considerablemente el riesgo de enfermedades intestinales y digestivas.

¿Por qué la Melena de león es un excelente prebiótico?

Por su gran poder regenerador sobre la mucosa gástrica e intestinal, bien conocido por la medicina oriental.
Su uso es muy recomendado en las siguientes patologías:
  • Reflujo gastroesofágico (ardores estomacales)
  • Gastritis, úlcera gástrica y duodenal
  • Colitis ulcerosa y enfermedad de Crohn
  • Coadyudante en la inflamación crónica provocada por los efectos de la quimioterapia
  • Desequilibrios intestinales (estreñimiento, diarrea)
  • Intolerancias y alergias alimenticias
  • Dermatitis atópicas (debido a su estrecha relación con el estado del intestino
  • Deterioros cognitivos
  • Comienzos de alzheimer
  • Ansiedad y estrés
  • Síndrome de déficit de atención
  • Insomnio
  • Neuropatías
  • Esclerosis múltiple
Acción regeneradora del epitelio de las mucosas
gastrointestinales. La convierte en uno de los remedios indicados para los casos de ulceras gástricas y duodenales, inflamaciones crónicas de la mucosa, intestino irritable, enfermedad de Crohn y similares. La propiedad de regenerar el epitelio contribuye a la recuperación de la impermeabilidad del tubo digestivo y el restablecimiento de una flora intestinal sana, el primer paso para evitar las patologías resultantes del Síndrome de Intestino Permeable.
Distintos ensayos han demostrado la acción de las Hericinonas como estimuladoras de la renovación tanto de las neuronas como de la capa de mielina protectora. Otros estudios clínicos en relación a esta acción de la seta indican su utilidad en muchas patologías nerviosas, desde su acción adaptógena contra el estrés y el insomnio hasta el desarrollo del Alzheimer y del Parkinson. La hormona NGF juega un importante papel en las neuropatías periféricas y en especial las relacionadas con la diabetes. Un estudio con animales de laboratorio ha demostrado también la acción de la hormona contra la degeneración retiniana, causa frecuente de ceguera en los países industrializados. La regeneración de la capa de mielina es un factor decisivo en el tratamiento de la Esclerosis Múltiple.
Contiene polisacáridos de actividad inmuno-reguladora, especialmente indicado para el tratamiento del Síndrome del Intestino Permeable.
También polisacáridos estimuladores del sistema inmune y de acción antitumoral.
La seta es muy rica en SOD (SuperOxidoDismutasa) un potente antioxidante que previene contra todo tipo de degeneración celular, desde el cáncer hasta el Alzheimer.
PRECAUCIONES
Por ser inmunomodulador no debe ser consumido si se toman compuestos inmunosupresores.
No administrar durante el embarazo y la lactancia.
No administrar a menores de 6 años.
No administrar en caso de alergia a las setas.
PRESENTACION
En el mercado se encuentran varios extractos de esta seta, si bien se recomienda el uso del extracto estandarizado puro de producción siempre  ecológica y contenido en cápsula vegetal. De esta forma, se garantiza que se trata de un extracto natural que ha sido obtenido mediante procesos biotecnológicos no desnaturalizantes.
RECOMENDADO EN CASOS DE: 
  • Gastritis
  • Reflujo gastroesofágico (Hernia de hiato) Ulcera gástrica o duodenal
  • Dificultades digestivas
  • Disbiosis intestinal
  • Alergias e intolerancias alimentarias Síndrome de Intestino Permeable Inflamación de mucosas
  • Inflamaciones intestinales en general Colitis ulcerosa
  • Enfermedad de Crohn
  • Esclerosis Múltiple
  • Degeneración retiniana
  • Neuropatías de origen diabético o derivadas del alcoholismo Estrés
  • Insomnio
  • Depresión
  • Asma
  • Ansiedad
  • Alzheimer
  • Parkinson

viernes, 22 de abril de 2016

















PROPIEDADES DE LOS HONGOS REICHI








Efecto sobre el Sistema Inmune
  • Cuando el sistema inmune actúa por exceso crea alergias, inflamaciones, hepatitis etc…
  • Aisla, frena y reduce la excesiva producción y secreción de histamina, mejorando asi el asma bronquial y la bronquitis crónica de tipo alérgico.
  • Según el Dr. Andrew Weil, de la Universidad de Harvard, los compuestos de lanostina identificados en el Reishi tienen un efecto tónico en las personas que padecen asma y otro tipo de alergias.
  • Mejora el funcionamiento de las glándulas suprarrenales, normalizando la secreción de sus hormonas.
  • Previene la predisposición alérgica.
  • En relación a las enfermedades inmunes, regula la  respuesta del sistema inmunológico.
  • Reduce algunos síntomas de las enfermedades auto inmunes (por ejemplo: artritis reumatoide), como el dolor , gracias a la endorfina (componente del Reishi) y la inflamación, gracias al acido ganoderico D y la lanostina. (componentes del Reishi
Efecto Cardiovascular:
  • Hipotensor arterial: puede disminuir entre un 10 y 20% la tensión arterial, tanto diastólica como sistólica.
  • Cardiotónico: mejora el flujo sanguíneo al corazón, disminuye el consumo de oxígeno del músculo cardiaco, es útil en el tratamiento de la angina de pecho.
  • Hipocolesterémico: debido a la presencia de lipoproteínas de baja densidad (ácido oleico) diminuye la concentración de colesterol en mas del 50% de los pacientes que utilizan el hongo por más de 4 meses. Los estudios clínicos no demuestran descensos significativos en las cifras de triglicéridos y de glicemia.
  • Antiarterioesclerótico: disminuye la producción de la placa ateromatosa que restringe el flujo sanguíneo por estrechamiento de las arterias dando como resultado la ateroesclerosis.
Efecto Adaptogénico:
  • Atenúa los síntomas del cansancio.
  • Disminuye el estrés y la fatiga crónica.
  • Mejora algunos síntomas de trastornos neuropsiquiátricos tales como: insomnio, anorexianerviosa y Alzheimer.
Efecto Depurativo:
  • Función depurativa de la sangre y función reguladora del sistema inmunológico.
  • Normalizar y equilibrar las diferentes funciones del organismo sin causar efectos perjudiciales (adaptógeno).
  • Su principal vehiculo de actuación es la sangre, a través de ella limpia y elimina los excesos de impurezas facilitando el adecuado funcionamiento del sistema circulatorio y favoreciendo la respuesta inmunológica.
  • Activa las autodefensas propias y originales del cuerpo.
Efecto Hepatoprotector:
  • Restaura y normaliza el funcionamiento de las células hepáticas dañadas. (Regenerador hepático).
  • Rebaja la inflamación del hígado, gracias a la acción regeneradora de los polisacáridos, mejorando la hepatitis.
  • Acelera la descomposición del alcohol.
  • Evita oxidaciones producidas por sustancias toxicas.
  • Previene los estados cirróticos.
Efecto en Diabetes:
  • Actúa de forma similar a la insulina, inhibe la síntesis de glucosa y facilita su entrada en las células.
  • Reduce los niveles de glucosa en la sangre.
  • Mejora los síntomas de los diabéticos.
  • Mejora la respuesta auto inmune en caso de la Diabetes Mellitos-tipo
  • Previene la diabetes y evita alguna de sus complicaciones.
Efecto sobre Próstata:
  • Se ha demostrado según la investigación realizada por el profesor Fujita R. y sus colaboradores de la Facultad de Agricultura, de la Universidad Kyushu, en Japón, que los extractos de Reishi producen la mayor actividad inhibitoria de la 5-alfa-reductasa, por lo que con su tratamiento inhibe significativamente el crecimiento de la próstata inducido por hormonas, por lo que se concluye que el Ganoderma lucidum (Reishi) puede ser útil para el tratamiento de la Hiperplasia prostática benigna.
  • Normaliza la tensión arterial (adaptógeno). Se considera que son los Tripéatenos identificados en el Reishi, los componentes que reducen los niveles elevados de tensión arterial.

INDICACIONES:
Inmunoregulador
Antioxcidante
Adaptogeno, tonico general
Inflamacion cronica
Ansiedad
Hipertencion
Insomnio
Regulador hormonal(menopausia,amenorrea,disminorrea,endometiosis,HBP)
Problemas de glandula tiroide
Enfermedades autoinmunitarias
Hepatitis,A yB
Psoriasis
Deficit inmunologico
Proteccion de cardiotoxicidad en tratamientos de quimioterapia
Alergias.











e


  • EFECTOS SECUNDARIOS
    Los efectos secundarios del Reishi incluyen mareos, sequedad de boca y de garganta, sangrado nasal y molestias abdominales; estos efectos raros puede aparecer con un uso continuo e inmoderado después de largos períodos. Las mujeres embarazadas y en periodo de lactancia deben consultar a un médico antes de tomar Reishi.
    CONTRAINDICACIONES 
    Como puede aumentar el tiempo de sangrado, no se recomienda el uso del Reishi a las personas que toman anticoagulantes.


    ADVERTENCIA:Los hongos para consumir es importantisimo que esten certificado ecologuicos y sin gluten para evitar males mayores

martes, 2 de febrero de 2016

Acetil l carnitina o L carnitina ¿En qué se diferencian?

En sentido general la L carnitina es un aminoácido que se conoce en el ámbito del deporte por varias décadas y es la manera predilecta para obtener energía al hacer ejercicio y/o adelgazareliminando grasa de tu cuerpo. Es la forma preferida a la hora de los atletas físicos y profesionales deportivos y la que suelen usar las mejores marcas de suplementos deportivos y alimenticios.
Por otra parte tenemos la forma acetilada, la Acetil L carnitina, que es el éster más conocido de la L carnitina, cuya demanda se emplea mayoritariamente para cuidar de nuestro cerebro y nuestro desarrollo cognitivo. Sus beneficios están más enfocados hacia conservar nuestra salud, concretamente la mental y del sistema nervioso, más que para hacer ejercicio físico o como suplemento nutricional. Por ejemplo se usa muy frecuentemente en el tratamiento contra la enfermedad de Alzheimer y para aumentar la concentración.
  • La acetil L carnitina es capaz de suministrar un grupo acetilo para que se pueda sintetizar la acetilcolina en nuestro cerebro. Esto incide directamente en un beneficio cognitivo, ya que nos ofrece un buen soporte para el desarrollo neuronal aumentando el metabolismo en las mitocondrias de las células cerebrales llamadas neuronas. Así mismo, de esta forma la memoria se ve reforzada y prevenimos la aparición de enfermedades neurodegenerativas como lademencia senil o el Alzheimer.
  • La acetil l carnitina comparte con la l carnitina su propiedad para introducir desde el torrente sanguineo los ácidos grasos al interior de las mitocondrias. Pero se diferencia de ella en quepuede atravesar la barrera hematoencefálica (separación entre el flujo sanguíneo y el SNS o sistema nervioso central), ofreciendo una mejora en los neurotransmisores.
  • Aumenta notablemente la sensibilidad y el estímulo de la relación captación de glucosa con la insulina, lo que quiere decir en un beneficio directo para las personas enfermas de diabetes que tienen problemas de resistencia a la insulina.
  • Eleva nuestro nivel de testosterona naturalmente lo que incide directamente con un mayor aumento de la masa muscular. Básicamente también posee todos los beneficios de la L carnitina, sumando como hemos dicho sus propiedades beneficiosas para la salud mental y del sistema nervioso.
  • El desequilibrio de las enzimas que se requieren para sintetizar y metabolizar (acetilcolinesterasa) la Acetilcolina, producen una declinación devastadora de sus niveles, en enfermos de Alzheimer, lo que contribuye significativamente a la pérdida de memoria y de la capacidad de concentración. Además, el cerebro es menos capaz de extraer el oxígeno y glucosa de la sangre para que las neuronas produzcan la energía que necesitan y tiende a formar placas de proteína amiloide que se acumulan y dañan las neuronas. Todo esto conduce a que las neuronas se hinchen, después de encojan y finalmente mueran especialmente en la zona del hipocampo, que es el centro de la memoria.
    Numerosos estudios demuestran que los pacientes de Alzheimer y otros enfermos seniles experimentan notables mejorías al tomar Acetil l carnitina. Uno de los más recientes ha sido realizado por la universidad de Pittsburg. En el experimento se vio que el deterioro mental sufrido por los pacientes de Alzheimer que durante un año tomaron Acetil L carnitina fue mucho menor que el sufrido por los individuos del grupo de control. Las mediciones de su actividad cerebral, realizadas mediante resonancia magnética, confirmaron esos datos.